La extraña razón detrás de la frase de Homero: “Hable más fuerte que tengo una toalla”