Viajó 325 kilómetros solo para entregarle a un moribundo una pizza; era su último deseo

Comentarios