No lo dejaron entrar al restaurante por traer sandalias; un indigente le prestó sus zapatos

Comentarios