Se quejó, ya que el agua y una lima valían $3 en un café; ¡La respuesta del dueño la dejó en ridículo!

Comentarios