Monjes adoptan a un perro abandonado y lo visten con un hábito… lo llaman Fray Bigotes

Comentarios