Se fue a su pueblo y olvidó apagar el arroz de la estufa; así es la vida de un foráneo

Comentarios