El hidrógeno metálico es una realidad en la Tierra: “el santo grial” de la física de alta presión

Comentarios